miércoles, 9 de marzo de 2016

Malorn, tierra de bestias




Antes del Ragnarök todas las razas que se encontraban en Malorn eran conocidos por ser el pilar central de los ejércitos del dios Molek, el Oscuro. Junto a minotauros, goblins, gigantes y otras razas humanoides, los orcos solían reunirse para asaltar a sus enemigos y provocar el caos y la muerte allí donde fuese posible. Sus vidas giraban alrededor de la guerra y rara vez pensaban más allá.

Tras el cataclismo, las tribus expulsaron finalmente al resto de razas del territorio y entraron en una época de conflictos internos. La mayoría, acostumbrados a adorar a un dios cruel y poderoso comenzaron a adorar a los dragones malignos en su lugar. Los pocos supervivientes fueron sometidos a un estado de opresión hasta que un grupo de chamanes, movidos por los espíritus de sus antepasados, se alzaron en su contra. Lentamente, más y más humanoides se alzaron contra sus nuevos amos hasta que finalmente todos y cada uno de los dragones de la zona fueron exterminados y sus huevos destruidos.

Una nueva era empezó para las tribus. Cada una, organizada alrededor de un jefe de guerra y sus chamanes, modificó sus costumbres y trataron de vivir de forma pacífica. Por desgracia, la guerra corre por las venas de los habitantes de Malorn y los conflictos entre tribus son bastante frecuentes. Sin embargo, para evitar una gran guerra entre ellas, diferentes reglas se establecieron en el combate y la conquista, evitando que los perdedores vieran todo su honor perdido.

Arreglando un girociclo. Obra de Alejandro Lizaur
Aunque a menudo, normalmente frente a enemigos comunes, se solían alzar grandes señores de la guerra que unificaban a varias tribus, la mayoría terminaban tan rápido como empezaban, tras la muerte del caudillo en algún combate. Sin embargo, un rumor recorre las Colonias Confederadas al norte de la región: hace unas décadas, un nuevo caudillo apareció de la nada y comenzó a conquistar tribu tras tribu, creando un nuevo sistema que aún perdura, a pesar de la muerte de su fundador hace años.