martes, 23 de febrero de 2016

Los enanos en Korn

Al igual que las demás razas, los enanos sufrieron enormemente las consecuencias del Ragnarök. Sus reinos se desmoronaron durante los terremotos que asolaron Korn, los cadáveres de sus guerreros y sacerdotes reposaban en cientos de campos de batalla y sus dioses, ahora muertos, no respondían a las plegarias.

La perdida de sus hogares no fue tan demoledor como la de los conocimientos almacenados en la memoria de tantos adultos muertos, varias generaciones desaparecidas casi por completo. Los supervivientes, casi todos demasiado jóvenes para la lucha tuvieron que empezar de cero allá donde podían y muchos optaron por llevar al resto de su clan junto a los humanos. Aunque varias ciudadelas sobrevivieron y otras fueron re-fundadas, los enanos se vieron superados por la rapidez con la que los humanos aumentaban en número y se adaptaban a este nuevo Korn. Sin embargo, los enanos se negaron a desaparecer y tomando su lugar entre los humanos se hicieron indispensables para estos. Tanto es así que lentamente se han hecho con el poder de la industria y la banca de muchas naciones. La paciencia enana es legendaria y todos sus negocios del pasado finalmente empiezan a dar sus frutos.

Enanos del Hierro
La mayoría de los enanos pertenecen a este grupo. Son los descendientes directos de los antiguos reinos y es fácil encontrarlos por todo Korn. Fuertes y resistentes, la legendaria metalurgia de esta raza se ha adaptado a los nuevos tiempos y ahora suelen ocupar sus puestos en las fábricas. La mayoría de los ingenieros enanos surgen de esta variante, así como los soldados.

Aunque aun existen muchos asentamientos más tradicionales, ya sean pequeñas fortalezas apartadas o todo un reino, como se puede encontrar en Éirann, los enanos han abrazado un nuevo destino... Y los enanos rara vez cambian de idea una vez la han tomado.
+ANTONIO JOSÉ MANZANEDO LUIS 
Enanos Dorados
Denominados así por el color de pelo y su amor por el oro, los enanos dorados son la clase alta entre los enanos por lo que no solo se diferencian de sus primos en los rasgos físicos si no también en su estatus.

Los enanos dorados surgieron oficialmente hace unos siglos, cuando ciertos clanes de enanos, aquellos que habían alcanzado mayor prosperidad, comenzaron a reproducirse solo entre ellos. Con el tiempo estas familias empezaron a mostrar rasgos más delicados, tal vez porque ya no necesitaban trabajar con sus propias manos, y su pelo cambio a su característico color.

Los enanos dorados se pueden encontrar siempre en los puestos más altos de una sociedad. Su labia y habilidades negociadoras, sumado a las grandes cuentas de sus familias, les abren todas las puertas. Grandes bancos, compañias comerciales, fábricas... allí donde hay dinero puede encontrarse a un enano dorado.

Aunque no son abiertamente hostiles al resto de enanos, se consideran superiores a los demás y no se casan con miembros de clases inferiores.

Gregor Volosied (enano dorado/cazador 7): Los Volosied han sido favorecidos durante generaciones porque su nombre en sianko es muy parecido a “cabello de cobre”, aunque nadie sabe si realmente la familia se llamaba sí originalmente, lo adaptaron al sianko para ganarse la simpatía del régimen. Hace una década que heredó la gran empresa siderúrgica de su familia y con ambición y determinación la ha dirigido con ferviente éxito.

Gregor no un comerciante del montón ya que tiene unos gustos un tanto particulares. Desde hace décadas se dedica a la caza furtiva en territorio alannés y no de animales precisamente. Desde joven le gustaba ir a cazar pequeños duendes pero con el tiempo no le bastaba para evadirse del monótono día a día.
Primero fueron algunos de sus criados, después algunos halflings que nadie echaría de menos y poco a poco fue a más.
Es conocido en ciertos círculos de la ciudad y más de uno ha probado la reliquia familiar que lleva consigo, un magnífico bastón hecho de cuerno de unicornio con una cabeza en forma de martillo de guerra de oro puro con el emblema familiar en cobre y filigranas de plata.       
+alejandro lizaur 
Duergar
En la isla de Utnao se puede encontrar la clase más rara de enanos. Conocidos como los enanos grises, por el color de su piel, estos enanos fueron afectados por la Maldición de Molek, conocido como El Oscuro, quién murió sobre su reino y cambió la historia de los elfos y enanos de la isla para siempre.

A los cambios físicos que sufrieron hubo de sumarles aquellos que afectaron a su mente. Ningún enano gris esta cuerdo, al menos según el estándar de cualquier otra raza, incluyendo los retorcidos elfos Melnok. Sin embargo esto no ha impedido que progresen como una sola nación. Movidos por algún extraño instinto o conocimiento, los duergar excavan inexorablemente la tierra bajo Utnao. Millares de esclavos trabajan sin descanso mientras sus amos les observan desde Juggernaut, una enorme ciudad móvil que no para de ser reformada y mejorada una y otra vez.



Seon Yung (duergar/corretuneles 6): Criado en la decimocuarta sección del Juggernaut, Seon Yung se crió como cualquier otro duergar de Utnao, en una guardería común sin saber quiénes son sus padres. Tampoco parece ser algo que le importe. Mientras sus compañeros parecían centrarse en construir estructuras imposibles con sus juguetes para luego abandonarlas a medio camino o simplemente contemplar el techo de su guardería durante horas, Seon Yung intentaba descubrir todos los rincones de la guardería y cuando podía escaparse, de toda la ciudad andante. Cuando fue suficientemente mayor para poder salir a los túneles, nunca más volvió a entrar en el Juggernaut.

            Seon Yung dirige, si se le puede decir así, un grupo de avanzadilla que explora los túneles secundarios bajo Utnao y en ocasiones, cuando un extraño instinto se apodera de él, envía un mensaje al Rey Maquinista, y la ruta del Juggernaut cambia a la nueva dirección. 


+alejandro lizaur 
Semienanos
Muy extraños antes del Ragnarök pero en la actualidad están bastante extendidos. Poseedores de una gran fuerza, los semienanos heredan la altura de sus progenitores humanos pero la envergadura de los enanos. Presentes sobre todo en Norhem, donde son conocidos como Madows (debido a sus prendas tradicionales),  los semienanos son bien vistos entre los enanos del hierro y los humanos, no así entre los enanos dorados.

En contraste con la legendaria rivalidad entre enanos y elfos, los semienanos y los semielfos gozan de muy buena relación entre ellos, tal vez debido al estigma que la sociedad pone sobre los híbridos de las diferentes razas.


+alejandro lizaur 


Angus Campbell (semienano/soldado 4): Destinado a la base aérea de Arthur Hoff, pocos semienanos están tan orgullosos de servir en la armada. Desde que vió la primera “lágrima” flotando en el cielo de Norhem, supo que su destino estaría ligado a una de ellas. Procedente de familia humilde, pensó que su vida acabaría en la mina al igual que su padre el cual le pegaba día sí y día también cuando llegaba borracho a casa. Su madre no pudo soportarlo y les abandonó hace años. Con 14 años se marchó de casa y no volvió a mirar atrás.

Hasta ahora se ha presentado voluntario a todas las misiones que le acercaran un poco más a una fortaleza aérea (numerosas cicatrices dan cuenta de ello). Pero el día esperado llegó. Un precioso nóvikov Lorean-Henson de clase Schwandau recién salido de fábrica necesitaba ser provisto de valerosos soldados.
Ahora disfruta surcando los cielos de Alannia, el trabajo es duro pero lo desempeña sin quejarse. Bien valorado por sus superiores (no bebe, no se pelea y no desobedece una orden) aprovecha el poco tiempo del que dispone para estudiar y ascender a oficial. Tiene un objetivo y no va a permitir que nada ni nadie se interponga en su camino.