martes, 18 de febrero de 2014

DEBIRIA


Tras el Ragnarok, de las cenizas del viejo mundo surgió una bestia, una bestia sin alma que devoraba todo a su paso. Darío Von Tep. Una bestia con colmillos que estaba consumiendo los restos de Debiria. Los creyentes se estaban desmoronando, perdidos en un nuevo mundo donde ellos ya no controlaban la situación. Los viejos pactos se habían roto o simplemente no quedaba nadie que pudiera hacerles frente. 
Darío y su aquelarre de brujas pastaron a sus anchas durante siglos…pero no llueve eternamente.
Un grupo de héroes surgió, nadie sabía quienes eran o de dónde venían pero atacaron el castillo de Darío en la Noche de los Lobos del 241 DC. Solo uno sobrevivió, el primer Inquisidor y desde entonces fue nuestro Rey. 
Generaciones han pasado desde aquella noche y desde entonces los inquisidores se aseguran que no vuelva a suceder, las criaturas de la noche o los usuarios de lo arcano no tienen cabida en Debiria. Unos dicen que trajeron armas de otros mundos, de los mundos de los Arcaicos, otros que usaron los dientes de tigre (o ajos) que impedían las transformaciones de los vampiros, sea como fuere, Debiria es libre...pero claro, la sangre se ha diluido ya no es tan fuerte y los que nos gobiernan solo mantienen amenazadores motes (como Jorge VII El Azote) y un férreo control sobre el pueblo. 
La inquisición es la ley y ellos controlan la inquisición...así es amigo. 

Extracto de "Descubriendo Debiria" de Markus Valley.

 
Espadero de la inquisición con ropajes tradicionales

Mapa a cargo de Epic Maps e ilustración de Alejandro F.Giraldo